El tiempo que no pases con tus hijos, no volverá

Entiendo que hay padres y madres que deben trabajar desde muy temprano hasta altas horas de la noche, incluso algunos lo hacen los fines de semana, por lo que no pueden pasar tanto tiempo con sus hijos. Sé que el cansancio, el estrés y los largos viajes para ir y venir de su lugar donde laboran son los principales factores para que lo único que quieran hacer es descansar; sin embargo, deben pensar que el tiempo que no pasen junto a sus hijos no volverá, no habrá segundas oportunidades para revertir el hecho de que no estuvieron con sus pequeños lo suficiente, pues después llegará el momento en que ellos decidan volar del nido y no saben si mantendrán una relación estrecha o lejana.

Durante mi niñez mi padre no podía asistir a todos los eventos de la primaria y dejaba a mi mamá ir sola, yo no le daba mucha importancia, pero mi madre sí se sentía abandonada, así que lo obligaba a presentarse en los más importantes, lo que agradeció, porque era un impulso extra. Yo nunca le recriminé a mi padre por no asistir a los eventos, pues ahora sé que tenía que estar en su trabajo para poder darnos casa, comida y sustento, pero nunca se olvidó de nosotros ni nos dejaba de lado. Cuando llegaba de laborar, cansado y fatigado por más de 12 horas de trabajo, se daba tiempo para platicar, jugar con nosotros o sentarnos a ver la televisión, aunque sea por cinco o diez minutos antes de caer rendido a los brazos de Morfeo. Fueron esos pequeños momentos los que permitieron que la relación se mantuviera fuerte y se mejorara con el tiempo.

 

Si con dos padres es difícil que ambos estén presentes, puedo imaginar la dificultad mayor que significa ser madre o padre soltero, pues deben atender por sí solos las necesidades de su hijo y solventar los gastos de la casa. Pero siempre hay un momento en el que se pueda pasar tiempo da calidad, quizá ayudándole con su tarea, contándole una pequeña historia antes de dormir, viendo la televisión o videos en internet, aunque sea por 10 minutos o menos, pero que sean constantes, no lo hagan una vez al mes, no servirá de nada. Piensen en que todo lo que hagan por sus hijos se les retribuirá, o eso debería ser el ideal. Así lo creo yo.

Los fines de semana dense un tiempo para jugar con sus hijos, para salir a caminar o de compras, para platicar después de comer o mientras ven algún programa, hagan manualidades para adornar el hogar o inscríbanse a actividades donde puedan participar como familia. No hay mejor enseñanza para sus hijos que el de la unión familiar, para que cuando ustedes necesiten de ser cuidados, ellos lo hagan, y a la vez mantengan fuerte y sólida a sus respectivas familias. El ejemplo es la mejor forma de enseñar, de inculcarle los valores a sus pequeños, que todo lo que ven en casa tratarán de imitarlo.