Enigmas Orientales

Desde hace ya varios meses, existe una situación de alerta en la península de Corea ya que la parte norte de dicha península está conduciendo periódicamente pruebas de misiles intercontinentales con el propósito de dar un mensaje tanto a la periferia asiática como a los Estados Unidos de fuerza para tratar de asegurar de que mantengan su distancia y no intenten inferir en los asuntos norcoreanos. Esta es una situación sumamente compleja ya que mucho está en juego, incluyendo por supuesto la vida de cientos de miles de personas viéndonos muy conservadores.

Las naciones que más tienen que perder en este asunto son naturalmente todas las naciones de Asia del norte como lo son Corea del Sur; Japón; China; Rusia; Mongolia y más aún Corea del Norte, siendo este el que probablemente sufriría de la peor manera ya que de llevarse a cabo un conflicto a escalas mayores como así lo seria, Corea del Norte simplemente dejaría de existir en cuestión de días. Esto por supuesto asumiendo que tienen un armamento moderado en cuanto a equipo convencional, de lo contrario el escenario podría ser uno apocalíptico para el mundo entero.

Uno de los problemas más grandes de esta crisis, como lo ha mencionado Vladimir Putin en numerosas ocasiones, es que el mundo no sabe exactamente que armamento tiene la Corea comunista dentro de sus arsenales ya que nadie tiene acceso a ellas para hacer un recuento como puede suceder con cualquier nación sujeta a la carta magna de las Naciones Unidas, un órgano internacional que en cualquier momento dado puede mandar inspectores a hacer un análisis profundo del armamento de una nación. Sin embargo, Corea del Norte simplemente no está sujeta a estos acuerdos, lo que hace de la estimación de su armamento algo imposible.

Al ser la situación de esta naturaleza hace una buena toma de decisiones mucho más complicada ya que la incertidumbre y la improvisación sobre la marcha son los peores enemigos que se pueden tener en la guerra. Esto significa que aunque los Estados Unidos y su coalición cuenten con una fuerza abrumadora,  todo puede salir mal con una desagradable sorpresa, una sorpresa que pueda cambiar la situación por completo y poner a los aliados en una seria desventaja.  Este factor es uno que tiene muy presente los altos círculos norteamericanos.

Esta sorpresa podría ser que los coreanos comunistas tengan tecnología anti-aérea de primera; misiles anti-buques de vanguardia; aviación de punta; tanques de la mejor calidad; y una tecnología nuclear capaz de destruir a los Estados Unidos. Esta posibilidad, aunque suene descabellada puede ser una opción muy latente si es que se le esté subministrando equipo por potencias como China y Rusia quienes tendrían todo que perder en la eventualidad de una derrota norcoreana. Si esto es así, entonces se tienen que aplicar sanciones económicas de primer grado y longevas, peores que las que ya tienen,  para poder resolver la crisis.

Tan solo el día de ayer un bombardero norteamericano en uno de su vuelos presenció otro lanzamiento de misil norcoreano.

Viejo, mi querido viejo

No hay canción que me estruje el corazón tanto como la de ‘Mi viejo’, escuchar la voz de Vicente y Alejandro Fernández y recordar a aquel ser humano que me crío con tanto empeño, esfuerzo y dedicación pese a no contar con el apoyo de su esposa. Era madre y padre, era mi querido viejo. Nunca tuve las suficientes palabras para expresarlo lo agradecido que estoy con él por todos los sacrificios que hizo para que yo fuera el hombre que soy ahora. Sí se lo dije, pero lo que él hizo por mí fue inmenso y siempre he sentido que le quedé a deber y nunca fue suficiente todo lo que le traté de devolver. Además que el tiempo jugó en mi contra.

Mi madre murió dos meses después de mi nacimiento por complicaciones del parto, así que mi padre tuvo que hacerse cargo de la noche a la mañana de un pequeño, hambriento y llorón niño. Su trabajo era extenuante e imagino que fue como un balde de agua fría el tener que pensar cómo sacarme adelante y a la vez lidiar con la pérdida de la mujer que tanto amaba y por la que siempre luchó hasta el final de sus días. Incluso gastó más dinero del que tenía para llevarla a un laboratorio médico de referencia de renombre para saber lo que le pasaba, pero poco pudieron hacer para contrarrestar los efectos en su cuerpo. Ahora éramos él y yo contra el mundo. No tenía abuelos, bueno, una abuela por parte de mi mamá, pero estaba devastada como para tener una responsabilidad.

Así que mi padre se las ingenió para llevarme a su trabajo, él era mecánico en un taller, era el mecánico estrella pues muchos clientes lo buscaban para que él fuera quien les arreglara sus lujosos automóviles. Mientras trabajaba, a mí me dejaba en la oficina de la recepcionista y cuando me ponía de chillón y hartaba a mi niñera improvisada, me iba a buscar y me cargaba en la espalda o en su regazo mientras revisaba algún auto, me contaba que me explicaba para qué servía cada cosa en el vehículo, qué es lo que estaba haciendo y nunca dejaba de hablarme. Yo me mantenía callado, atento.

Cuando entré a la escuela me enseñó a valerme por mí mismo, ayudado también por el kínder y la primaria de paga que me dio, donde me enseñaron a ser independiente, o lo que se puede ser en ese entonces. Nunca escatimó en los estudios, me dio las mejores escuelas para que yo pudiera estudiar hasta la universidad. Después de graduarme y titularme, comencé a trabajar y en ocasiones le ayudaba en el taller, ya que me recibí como ingeniero automotriz. Pagaba cosas de la casa y le dejaba los gastos que fueran menores, lo invitaba a comer, nos íbamos al cine y empezó a trabajar menos horas gracias a los buenos sueldos que recibía. Pero llegó el día en que se reuniría con mi madre, un paro cardíaco fulminante me lo arrebató. Hoy lo recuerdo con tanto cariño, más cuando corté el listón de mi propio taller: Mi querido viejo.

Viviendo solo

Hace aproximadamente un año empecé a pensar que salirme de mi casa para independizarme seria increíble,  terminé la carrera de relaciones internacionales hace dos años y medio, me ha ido relativamente bien en mi empleo y tomé esta grandísima decisión de rentar un departamento medianamente barato.

Hace dos meses  mi mejor amigo me ayudo a llevarme mi ropa, mi cama y algunos muebles a mi nuevo depa, todo el fin estuvimos haciendo algunas compras entre ellas mas muebles, despensa, platos, vasos y cosas de cocina, refrigerador, microondas, decidí comprar un televisión pequeña para desestresarme y poder jugar con mi x-box, fue un gasto medio fuerte pero ya estaba contemplado aunque gasté un poco mas porque decidí comprar una laptop Dell que estaba en descuento, pero creo que valió mucho la pena ya que me sirve para trabajar en mi cama cuando estoy muy cansado.

Estos dos meses que estuve como tal ya viviendo solo, me pareció muy drástico el cambio, ya que estaba acostumbrado a vivir con mis padres y hermanos y no hacer muchas cosas den el hogar, en particular extraño mucho a mi madre porque siempre que me iba al trabajo, ella se levantaba y preparaba el desayuno para todos, al igual cuando llegaba del trabajo, la cena siempre estaba lista e incluso la mayoría de las veces me preparaba algún lunch para llevármelo al trabajo, creo que eso es lo que mas extraño, la comida deliciosa de mi mama.

Por otra parte extraño el hecho de que todo estaba tan limpio en la casa de mis padres, y yo junto con mis hermanas teníamos cada uno ciertas responsabilidades, como lavar los trastes por las noches, sacar la basura cada uno dos días a la semana y cositas de ese estilo que ahora que estoy viviendo solo cuestan trabajo y las aprecio demasiado

El  primer mes que viví solo pensé muy inmaduramente e hice fiestas cada fin de semana pero como todo, me canse de recoger el tiradero y de que hicieran algunas averías mis amigos así que creo que si me ha hecho madurar un poco el hecho de vivir solo.

El vivir solo si que implica muchas responsabilidades, desde los pagos mensuales de todos los servicios (agua, luz, gas, teléfono, internet), las comidas, el que no me falten cosas en mi departamento, el mantenerlo limpio, hasta el lavar y planchar que es lo que realmente odio hacer; A mi parecer el independizarte implica mucha responsabilidad y debes de acostumbrarte mas que nada a que ya estas solo y si no haces ciertas cosas mami no estará ahí para hacerlas por ti. Al igual creo que si me esta ayudando a madurar de cierta forma y a valorar sobre todo las cosas que tengo y las que perdi que por cierto pensé que no eran tan importantes, me eh hecho mas responsable y en general me esta costando aun trabajo acoplarme pero esta increíble vivir solo, es un paso mas en mi vida y se siente mucha satisfacción y realmente será una de las mejores experiencias de mi vida.